El despertador: ¿La solución para adelgazar?

 Dieta deportistas

Es algo que no todo el mundo piensa. ¿Realmente madrugar u holgazanear en la cama puede tener algún efecto en nuestro físico? En este artículo les revelamos una vedad intrigante, que le hará dudar, si esos momentos de modorra, de sabanas pegadas, y de hacerse el loco fingiendo que no hemos escuchado la alarma merecen la pena.

Y es que, según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Brighman Young, madrugar una hora antes puede ayudar a que nuestra grasa corporal no se acumule de la misma forma.

Los investigadores, con una muestra de 330 personas, realizaron un seguimiento en los patrones del sueño de los pacientes. La conclusión fue que las personas que cambian el despertador de forma regular tienden a acumular más grasa (un 30%, comparado con el 24% de aquellas que no lo hacían y tenían un sueño más regular).

La explicación del por qué es nada más y nada menos que el famoso reloj biológico que tenemos en nuestro organismo, y que puede cambiar nuestro cuerpo si está descontrolado. Para solventar este problema, nada más sencillo: duerma horas regulares, despiértese siempre a la misma hora. Lo más importante es respetar las 8 horas y media necesarias para que el organismo descanse como es debido, y pueda quemar grasas eficientemente.