Como evitar subir de peso en invierno

Existen diversas teorías acerca del por qué se sube peso en invierno, la más aceptada es la que se basa en la búsqueda de alimentos para mantener nuestro cuerpo en calor ya que, la grasa proporciona calorías que ayudan a mantener nuestra temperatura corporal y sobrevivir a las bajas temperaturas.

Lo mejor es, por tanto, en invierno consumir alimentos que no contengan las llamadas grasas malas (o saturadas), es decir, que sean ligeros, tal que sopas de verduras, pollo al horno y patatas cocidas. Lo que queremos son las grasas buenas, o también llamadas ácidos grasos monosaturados y polinsaturados.

Aparte de una dieta baja en dichas grasas, a veces no nos queda más remedio que comer comida inadecuada, para quemar dichas grasas, nada mejor que el ejercicio. En invierno es bien sabido que las actividades físicas están muy limitadas, así que deportes que se puedan realizar en cubierto (futbol sala, baloncesto, etc.) o un buen gimnasio son nuestro mejores aliados.

Beber agua, por último, ayuda a nuestro organismo a purgar los desechos que quedan tras las comidas. Se recomienda beber al menos 2 litros de agua diariamente. No os asustéis, puesto que no nos referimos solamente a agua embotellada sino en general el agua que ingerimos cuando comemos también (la fruta por ejemplo, contiene agua).