SEGUROS PARA PERROS

 

Los perros y los gatos son las mascotas más populares, aún en nuestros días.  Una mascota es un animal que ha sido domesticado y se conserva como parte integral de la familia por sus características particulares en cuanto a compañía, afecto, comunicación, afinidad y docilidad hacia el cuidador en lo particular, o hacia los miembros de la familia en general.

beach-1790049_640

 

Y si hablamos acerca de la responsabilidad que se adquiere al traer una mascota a casa, es lógico pensar en la preparación que se debe tener, la madurez y la certeza que debe exhibir el cuidador. Tener a cargo a una mascota es más que alimentar al animal. Tener una mascota es asumir conscientemente los cuidados que conlleva.

 

Es así como en el mundo de la previsión, las aseguradoras han creado un producto que brinda cobertura a las mascotas en general, y a los perros en particular.

 

Entre los productos de seguros veterinarios se encuentran:

 

  • seguro de mascotas: permite tomar previsiones en cuanto a los costes de las facturas por la atención veterinaria de la mascota asegurada, en caso de accidente o enfermedad prolongada. Este tipo de seguro no cubre inmunizaciones, esterilización, desparasitado.

 

  • Seguro de accidentes:  cubren los tratamientos derivados en caso que la mascota sufra un accidente. En este caso, las enfermedades quedan excluidas. Suele ser más económico que el seguro de mascotas.

 

  • Responsabilidad Civil: cubre en caso de que el animal provoque daños a terceros.

 

Entre las coberturas que suelen tener los seguros se encuentran: los tratamientos producto de las consultas veterinarias, las exploraciones iniciales, radiografías, pruebas diagnósticas y de laboratorio, electrocardiogramas; intervenciones, quirúrgicas o de otro tipo, anestesia y material quirúrgico; medicamentos inyectables necesarios para la atención y cuidado de la mascota durante la atención del veterinario, prótesis. Los cuidados post- operatorios, hospitalización, curas; atención veterinaria a domicilio.

 

Entre los tratamientos no cubiertos suelen relacionarse los medicamentos administrados en consultas sucesivas; vacunas por alergias y las contempladas en el esquema propio de protección a las mascotas; tratamientos preventivos; tratamientos de acupuntura; gastos de identificación mediante microchip o tatuaje; desparasitaciones; gastos derivados de la gestación, excepto si son ocasionados por una cesárea. Tratamientos de inseminación artificial o abortivos también se encuentran exentos, así como los tratamientos o intervenciones de tipo estético; limpieza de boca o alteraciones de comportamiento.

 

Como en el caso de los seguros para personas, hay ciertas condiciones que aplican, tales como la raza, condición del animal, edad y su estado de salud presente, las condiciones de salud  pre-existentes, las condiciones derivadas del cuidado del animal o las condiciones no declaradas antes de contratar el seguro.

 

Los costos de la póliza así como las condiciones para la renovación de la misma dependerán de varios factores, sin embargo, lo más recomendable es recabar información suficiente para tomar la decisión de contratar un seguro para las mascotas

 

Antes de contratar definidamente, estudie bien las coberturas que necesita. Es importante comparar entre los seguros de varias compañías y ver cuál es más conveniente y lea la letra pequeña para saber qué tipo de exclusiones o restricciones tienen el seguro.