Recetas caseras para controlar las alergias en niños

 

Una alergia es una respuesta del sistema inmunológico exagerada, ante un estímulo (sustancia, partícula, comida, etc.) que para el resto de la población no es patógena (alérgeno) y que cuando entra en contacto con el organismo del afectado produce un cuadro clínico característico. La base para comprender un cuadro alérgico, es el hecho de que el cuerpo en presencia del alérgeno desencadena la respuesta y trata a la sustancia en cuestión como invasora. Los trastornos alérgicos son muy frecuentes en la niñez, principalmente porque el sistema inmunológico del niño aún no se encuentra del todo desarrollado.

Los alérgenos son bastantes diversos. Los alérgenos que son más regulares se diseminan por vía aérea son los ácaros, el polvo, el polen de las flores y plantas, moho, pelo de animales, etc. Los alérgenos de alimentos más frecuentes son los maníes y demás frutos secos (avellanas, nueces, almendras), leche de vaca (por sus proteínas aún indigeribles por el estomago del niño), los huevos, algunos pescados y los mariscos. Otros posibles alérgenos son las picaduras de insectos, algunos productos químicos y algunos medicamentos.

La gravedad de la alergia dependerá del tipo de alergia, del niño y del tiempo de exposición ante el agente alérgeno, lo cual hace de esta condición un peligro inminente para los niños, especialmente los más pequeños.

Los síntomas son muy variables, pero en general incluyen; dificultad para respirar, goteo y picazón nasal, enrojecimiento de los ojos, tos, urticaria o prurito, sarpullidos en la piel, hinchazón de la cara, entre otros.

Para ayudarte a disminuir y controlar las sintomatología ocasionadas por las alergias en tus niños, te presentamos a continuación las mejores recetas caseras para controlarlas:

  • Flor de saúco: La infusión preparada con esta flor parece aliviar el prurito, enrojecimiento e hinchazón provocados por las alergias en la piel. Hierve una taza de agua y agrega 3 cucharadas de esta flor, mezcla bien y deja reposar por 5 minutos. Humedece un algodón con esta infusión aún tibia y aplicar sobre la piel de las zonas enrojecidas de tu niño. Ten cuidado con la temperatura que tiene la infusión al momento de aplicarla para evitar accidentes. Una variante de esta receta es acercar la infusión aún humeante a la nariz de tu niño para que aspire el vapor, esto es en caso de alergias respiratorias, también cuidando la temperatura de la infusión.

 

  • Apio con zanahoria: Según muchas madres, un jugo con estas verduras parece mejorar en gran medida los síntomas característicos de las alergias. Prepárale este jugo a tu niño y haz que lo beba todas las mañanas. También puedes preparar una crema de apio con zanahoria y dársela de desayuno un día sí y un día no.

 

  • Zanahoria con pepino: prepara un jugo con estos dos ingredientes y ofréceselo a tu hijo cada vez que presente problemas o crisis alérgicas.

 

  • Avena: Si tu niño presenta alergias cutáneas, puedes realizarle un baño con avena en hojuelas cada vez que presente una crisis. La avena ayuda en gran medida a disminuir la inflamación y enrojecimiento característico de las alergias en la piel.

 

  • Manzanilla: Prepara una infusión de manzanilla y dale una cucharada diaria a tu niño. Para prepararla solo debes hervir en una olla una taza de agua y agregarle algunas florecillas de manzanilla, dejar que hierva por 10 minutos, retirar del fuego, colar y dejar enfriar. Otra opción es usar bolsitas de manzanilla.

 

  • Probióticos: Los probióticos como el yogurt, ayudan a reducir las alergias al disminuir la producción de IgE por el organismo. Ofrécele estos productos a tu niño diariamente.

 

  • Menta: Según los expertos, la menta posee propiedades que bloquean la producción de histamina por parte del cuerpo, característica de los procesos alérgicos de las vías respiratorias. Prepárale un té o infusión de menta a tu hijo y dale 1 o 2 cucharadas diarias (dependiendo de su edad puede ser 1 taza). Prepáralo hirviendo en una olla una taza de agua y agregando varias hojas de menta, dejar que hierva por 10 minutos, retirar y darle de beber al niño.

 

  • No olvides que debes consultar con el médico pediatra de tu niño cualquiera de los remedios explicados anteriormente antes de llevarlos a cabo y ofrecérselo a tu hijo.