Piso para bebés


Otra opción es colocar las baldosas encastrable de foamy; las cuales tienen una alta densidad y buen grosor de 1,5 a 2 cm. Estas son fáciles de armar, ya que no se necesita ningún pegamento, puesto que se asemejan a las piezas de un rompecabezas, e inclusive pueden ser trasladas de un lugar a otro. Este tipo de revestimiento es una excelente idea para los pisos de bebés, ya que es atérmico, liviano, de fácil mantenimiento, antideslizante y sobre todo se puede renovar cada vez que lo veas necesario, sin tener que remover la superficie, ni volver a comprar el piso completo.

También se puede revestir con pisos artesanales, es decir, se coloca una plancha completa de foamy que sea de la medida de la habitación;  luego se elabora una colchoneta confeccionada de goma espuma y con telas suaves al tacto, para que la piel del bebé no se irrite. No se recomienda transitar con calzado por encima de este tipo de pisos, sin embargo, es una estupenda idea para la sala de juego donde el pequeño vaya a recrearse, y no afecte tus construcciones originales ni tu bolsillo.