MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESÚS A GUSTAVO

“Mis mensajeros y profetas de los tiempos antiguos y presentes han hablado de los grandes y enormes acontecimientos que esperan su lugar en el tiempo previsto para el mundo impío, a cada uno se le ha revelado una parte de ellos, una porción, pero viendo la proximidad del fin de la Misericordia y la cercanía de la Divina Justicia, es hora y por mandato de Mi Padre que los hijos amados y fieles de Dios sepan cual comenzará primero y que seguirá luego, solo detallaré de manera generalizada para que estén alerta, y cuando vean los grandes signos sepan que el reinado del anticristo llega a su fin, la hora final del opresor se termina

 

DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2012, A LAS 10:10 HORAS.

 

 

BUENOS AIRES, ARGENTINA.

 

“Hijo mío, deseo que escribas cada palabra que te dictaré, para que todos mis hijos dispersos en el mundo sepan que es hora de conocer el orden de los grandes acontecimientos que se aproximan sobre las naciones. La humanidad ha entrado en el etapa final de su conversión, el tiempo se acelera cada vez más a un paso incomprensible para el hombre, Dios Eterno ha permitido tal suceso, pero en su infinito amor dejará que el tiempo aumente su aceleración hasta llegar el momento cero para la tierra, hasta que deje de girar, para que todos, hombres, mujeres, niños, esclavos, libres, pobres, ricos, gobernantes y reyes se presenten ante la Santísima Trinidad Un Solo Dios. Mis mensajeros y profetas de los tiempos antiguos presentes han hablado de los grandes y enormes acontecimientos que esperan su lugar en el tiempo previsto para el mundo impío, a cada uno se le ha revelado una parte de ellos, una porción, pero viendo la proximidad del fin de la Misericordia y la cercanía de la Divina Justicia, es hora y por mandato de Mi Padre que los hijos amados y fieles de Dios sepan cual comenzará primero y que seguirá luego, solo detallaré de manera generalizada para que estén alerta, y cuando vean los grandes signos sepan que el reinado del anticristo llega a su fin, la hora final del opresarse termina. A tantos hijos e hijas míos he dictado junto a con mi amada Madre lo que sucederá si no hay conversión y cuál será el destinos de las almas, deben saber mis amados que en distintas partes del mundo, así los medios de comunicaciones no muestren nada, han dado sus primeros pasos fenómenos extraños e inexplicables para el mundo científico. Mis ovejas y hermanos deben estar alertas para discernir cuales son las verdaderas señales y cuáles son las falsas hechas por el demonio, pidan la pronta asistencia del Espíritu Santo para ver con los ojos del alma y del espíritu y no con los de la carne, estos últimos son muy engañosos y desean las cosas del mundo. Guarden estas palabras en lo más íntimo de sus almas: EL DEMONIO BUSCA SIEMPRE PARECERSE E IMITAR A DIOS EN TODO, POR LO TANTO HACE Y HARÁ SEÑALES PARA ENGAÑAR A LA RAZA HUMANA Y ESPECIALMENTE A LOS MÍOS. Muchos de los fenómenos que hoy se suscitan, son de las fuerzas infernales para engañar a mi rebaño y alejar a mis ovejas de Mi lado. Para ello es mi deber advertirles y correr el velo de confusión que no les permite ver con claridad lo que vendrá, y así poder identificar lo que es de la luz y lo que es de la noche de vacaciones en España.

 

Antes del AVISO sucederán dos grandes acontecimientos que marcarán la pronta intervención de las justicia Divina en la humanidad. Primero, la caída de la estructura económica del mundo, la cual traerá mayor desempleo, pobreza y hambre en todas las naciones, donde la necesidad de alimentarse llevará al hombre a cometer actos de vandalismo, robos, saqueos y asesinatos, buscará ayuda y no la encontrará, gritará a sus gobernantes por una pronta solución pero estos no tendrán respuestas, porque ellos también habrán caído en la desesperación. El demonio tiene preparado un plan para dominar a toda la raza humana, y muchas de mis ovejas lo saben, que es la marca de la bestia mediante el implante electrónico, para tenerlas esclavizadas por siempre y arrastrarlas al infierno. Este dispositivo será visto como una solución a la crisis en la cual viven. Varias naciones han comenzado a usarlo, y lo han iniciado con sus líderes y más tarde a sus habitantes. Un suceso conlleva a otro.

 

Al mismo tiempo y muy de la mano, esta crisis afectará la economía de la Iglesia, pero este no será el factor desencadenante para su aparente destrucción. El segundo gran acontecimiento será el Cisma en mí amada Iglesia. La masonería está dentro de la Santa Sede y desde allí planea la destrucción, abrir las puertas para que mi enemigo, junto con el Falso Profeta o el Papa Falso ocupen el trono de Pedro. Habrá dos papas, uno falso y otro verdadero, fiel a su Señor, al verdadero lo podrán identificar de manera clara, defenderá con valentía las tradiciones y doctrinas de la iglesia y mi Santa Presencia en los tabernáculos, pero habrá otro signo significativo que lo mostrará como Mi Vicario, será la proclamación del  Quinto Dogma Mariano, el último gran nombramiento de la Iglesia antes de la culminación del Fin de los Tiempos. Este signo será el detonante para la separación de mis verdaderos fieles y como de mis almas consagradas, los sacerdotes. Este signo dará el lugar que le corresponde a Mi Madre, la Corredentora y Mediadora de todas las gracias ante el Hijo y Dios Padre, la Mujer Vestida de Sol que reina y redime a la raza humana junto al Salvador y Redentor del Mundo, su Hijo Amado, Yo, Vuestro Preciado Jesús. El Quinto Dogma causará una fisura en mi redil, los obispos, sacerdotes y almas consagradas se sumarán los fieles, entrarán en una ardua lucha para ver quien posee la verdad; algunos la buscarán solamente desde el punto científico y teológico, otros lo harán desde la fe anexando los datos de los primeros. Al final de la gran contienda, el Papa logrará nombrar el Quinto Dogma y el Cisma se desatará sobre Roma. Junto al cisma, un ejército rojo ingresará a la Ciudad del Vaticano y destruirá todo a su paso, la muerte será su lema, mutilando y asesinando a mis hijos que lucharán con braveza para defender la Santa Iglesia, padecerán, perola muerte de los mártires no es vano, sino que les espera la Gloria eterna, en cambio aquellos que esperan una nueva iglesia nacida del mundo se aliarán con el ejército rojo y sus manos se mancharán de sangre por ser cómplices, su destino será el fuego eterno. Una guerra  será la causante del avance las tropas rojas, el humo en la Santa Sede será visto desde lejos. El lamento de los hijos de Dios será intenso, parecerá que todo está perdido y que el fin de la Iglesia Católica es inminente. Pero no deben temer mis amadas almas, porque en ustedes he depositado mi confianza para sostenerla, ocultarla y cuidarla hasta que el Hijodel Hombre ponga bajo sus pies a sus enemigos, aquellos sacerdotes que perseveren contiguos con el rebaño fiel les daré la fuerza que proviene de lo alto para apacentar a los míos, como también, llamaré a hijos fieles para regir a mi redil en el Amor de Dios. Mi Vicario deberá huir ante tal terrible revolución, verá como el sillón de Pedro será usurpado, se esconderá en las tierras de una nación lejana, desde allí guiará y pastoreará a mis ovejas.

 

Que nadie especule cuando sucederán los grandes acontecimientos, ni tampoco colocarles un inicio o fin exacto o determinado, porque todo está estipulado y marcado por Mi Padre, nadie sabe con precisión de los sucesos, solo sienten y sentirán en sus almas que algo indescriptible, no conocido por vuestra naturaleza humana va a pasar, se les permite saber la aproximación de los grandes signos como un acto de misericordia para que preparen sus almas antes de que venga recolectar las uvas maduras. Les digo con total claridad para que nadie se atreva a poner fecha,  hora, día y año, ya que el dueño del tiempo es Dios Altísimo y solo el sabe cuando sucederán. El que se atreve dar fechas se miente así mismo con riesgo de arrastrar a otras almas a la confusión; dentro del tiempo marcado para cada gran suceso se desatarán otros sucesos de menor escala que son parte de los grandes sucesos. Los acontecimientos estarán entrelazados entre sí, nadie podrá saber cuándo termina uno o comienza el otro, porque quizás uno esté finalizando dentro del tiempo del que ha comenzado. Sean prudentes, porque hasta el fin de los tiempos con los Tres Días de Oscuridad,  la paciencia de los santos será puesta a prueba.

 

El tercer gran acontecimiento será el Aviso, donde cada alma se mirará así misma y tendrá ante sus ojos sus propios pecados, confesados y no confesados. Es la única vez en la historia del hombre que experimentará tal estado como si fuera el final de su vida en la tierra, pero masivamente. Toda la humanidad lo vivirá, pero no todas las almas se arrepentirán, sino que sus corazones se endurecerán aún más y dirán que todo ha sido algo natural, algo casual, algo estelar. Para Dios no hay nada casual. Todo está digitado por Él. Para aquellas salmas que se arrepientan y sientan el peso de sus pecados, buscarán sacerdotes para confesarse, para esas almas les daré sacerdotes para que el día del juicio no tenga peso sobre ellas. Las almas que me han sido fieles y hayan confesado todos sus pecados previamente al Aviso, el sufrimiento no será tan doloroso en comparación con las almas que no lo hayan hecho, sino que será un júbilo y gozo para porque sabrán  que la maldad llega así consumación y el Señor viene a consolarlas y secar las lagrimas de los suyos, en cambio para las almas que hayan confesado sus pecados antes del Aviso pero con escoso compromiso y profundidad de la gravedad de sus errores, el peso de los pecados no confesados será una carga pesada para éstas almas, para ello ruego a mis ovejas correr a confesarse lo más rápido posible, no se guarden nada, todo saquen a la luz, lo de la niñez, la vida pecaminosa durante la adolescencia como lo de la adultez. ¡Todo, todo mis amados debe ser confesado!.Deseo encontrar a mis ovejas sin culpas que las acusen, no deseo ver sufrir a mi creación sino verla feliz y sonriente porque vengo a rescatarlas de la mano perversa del príncipe de las tinieblas. Deseo que los míos reciban a su Pastor con júbilo como yo me alegraré de recibirlos. Como saben, el tiempo de cada día se acorta, vuestras almas sienten que los minutos del día no alcanzan, ese acortamiento está sujeto a la cantidad e intensidad de pecado de la humanidad, cuanto más  el pecado se acrecienta, más corto es el tiempo; ambos, pecado y escasez del tiempo van de la mano, es necesario acortarlo, porque si Dios permitiera que el pecado aumentara y el tiempo se manifestara de normal, mis ovejas amadas no se salvarían de las perdición eterna. Toda la humanidad tendrá la oportunidad de arrepentirse, nadie podrá justificarse frente al Padre. El Aviso es un acto de Misericordia porque Dios desea que todas las almas se salven. Antes que el Aviso se manifieste en toda su plenitud, habrá una señal que marcará su inicio,  muy cerca de la tierra una explosión tendrá lugar, será como la colisión de dos astros, una explosión de luz tan intensa que la humanidad se asustará y correrá de un lado a otro desesperadamente, posteriormente, el cielo de la tierra se teñirá de rojo y una cruz de luz aparecerá en el firmamento, será el símbolo del triunfo de Dios sobre Satanás, será la señal que derrota a las tinieblas, será la señal de victoria para los míos y derrota para los hijos de la noche. La cruz permanecerá hasta el tiempo del Aviso. La cruz notificará al mundo que el Aviso está a la puerta. El resultado será un gran estruendo en la tierra, la misma se sacudirá y la tierra se detendrá. Culminado el tiempo del Aviso donde las almas sabrán su estado de pecado, aquellas personas que no se arrepientan y sigan con sus vidas pecaminosas, dirán que es culpa de los católicos y la persecución se desatará sobre los fieles, ya que en el transcurso dentro del periodo del Aviso, como puede ser en el mismo año en que éste suceda, la guerra entre las naciones por los recursos seguirá creciendo, pero no será la Gran Guerra, la cual está reservada para los Tres Días Oscuridad o Tinieblas, además la naturaleza desatará toda su violencia sobre las naciones y la sede el anticristo, las plagas se derramarán con fiereza. El sol, la luna y la estrellas perderán su brillo,  lentamente la tierra irá sucumbiendo en una espesa noche. Durante el año que surgió el Aviso, los demonios intentarán con todas sus fuerzas evitar que las almas se arrepientan, las tentarán  con dudas e interrogantes y muchas desertarán de la idea de enderezar el camino y volverán a las fauces de sus perseguidores. Como toda la tierra será un caos generalizado, el furor contra el cristianismo será visible, porque el demonio moverá a mi propia creación a revelarse para borrar mi presencia en sus almas. Solos los que confían en Dios prevalecerán.

 

Al poco tiempo, surgirá el cuarto gran acontecimiento, el Milagro anunciado por Mi Madre a los niños de Garabandal. Será entre los meses anunciados a mis criaturas, será una fecha importante para la iglesia. El Milagro será manifestado en su plenitud a toda la tierra y los ojos de los hombres verán con transparencia de que Dios es Dios y es el dueño de la creación, la unión de las iglesias cristianas acompañará al Gran Milagro, el cual será la presencia de Dios Vivo, y para dejar su sello, una señal permanente no palpable pero visible sucederá en los pinos.

 

Entre el tiempo de inicio del Aviso y del Milagro un astro golpeará a la tierra y el reino del anticristo será herido de muerte, pero el inicuo lo usará a su favor diciendo que es una prueba para su seguidores y mostrarles que es el verdadero mesías, y que es necesario sacrificios para reconocerlo, dirá a los moradores de la tierra que aquellos que los acepten como dios, les dará la solución a su penurias y hambruna, para ello deberán dejarse marcar por la marca de la bestia. Será el gran engaño que llevará a muchos de la raza humana a la muerte eterna, hará prodigios y milagros, dirá que es un ser superior y los proveniente del espacio (seres de otros planetas) son sus enviados, que son ángeles que a través del tiempo vinieron a la tierra para preparar su llegada. Usará la tecnología actual para engañar a los moradores de las naciones, imágenes supuestamente Mías se manifestarán en cielo, todo el mundo las podrán ver, pero los míos nada deberán temer, Mi Madre junto a los Ángeles los asistirán en la hora de agonía y turbación. También dirá al mundo que el Gran Milagro fue hecho por él y que la señal permanente es su señal, pero a escondidas movilizará a su ejército para borrarla del firmamento, ya que toda la humanidad podrá verla. Al ver que la señal no puede ser dañada ni quitada, en su ira, llamará a las  naciones leales junto con sus ejércitos para atacar los hijos de Dios con todo tipo de armas. Satanás sabrá que su fin sea próxima y ante su innegable derrota, engañará a las naciones a atacarse unas a otras, entonces dará paso al quinto gran acontecimiento, los Tres Días de Oscuridad. Mis amadas criaturas serán cuidadas en un lugar seguro preparado por Mi Madre, será un lugar lejos del fuego abrazador, porque el fuego no será por las explosiones  sino será el fuego del Espíritu Santo que arrasará con las obras malvadas de las naciones y renovará al mundo en nuevas tierras colmadas de verdes y variadas vegetaciones y aguas cristalinas de extensos mares, una Nueva Tierra reservada para los hijos y herederos de Dios.

 

Mis amados niños, solo he realizado un breve relato de lo que deben tener en cuenta, por suelen detenerse a contemplar la piedra que está en suelo y no la montaña que está frente a Ustedes. No he detallado los sucesos que se encierran en los grandes acontecimientos, todo ya ha sido dicho sobre ellos, lean nuevamente los mensajes y refresquen lo aprendido para que cuando llegue la hora del Señor no los encuentre dormidos.  Lean la Sagrada Biblia, allí encontrarán las respuestas, ayunen para fortalecer el alma, oren sin miramientos, oren especialmente el Santo Rosario para protegerse de los ataques del enemigo y saber los que Dios desea para ustedes, vayan a recibirme en el Sacrificio Perpetuo que aún hay tiempo, confiesen sus pecados y reparen del daño causado. Ya casi no queda tiempo mis amados, no lo desperdicien, aprovéchenlo hasta el último instante. Llamo a toda la humanidad a la conversión, mis Ángeles esperan mi señal, el dolor será terrible para las naciones, arrepiéntase criaturas mías y preparen las vestiduras para la guerra entre la luz y la noche. Recuerden que las escrituras se cumplirán encada una de sus palabras, los invito se parte de ellas como los vencedores del León de Judá. Estén alerta amados míos, porque muchos vendrán en mi nombre y buscarán la perdición mis rebaño, oren para saber a quién tienen en frente, tengan un corazón humilde para ser verdaderos hermanos míos, oren para estar despiertos y que el enemigo no los tome desprevenidos. Practiquen el silencio y la caridad, cuando los agredan sepan que primero vuestro Señor en el silencio soportó el juicio de los verdugos, amen a quienes los odian y serán irreprochablesantes Mi Padre, misericordiosos con sus hermanos y perseguidores y la Santa Justicia no tendrá lugar sobre ustedes. Vuestro Señor Jesús que nunca los abandona.”

 

NOTA: Este mensaje fue dictado finalizada la Santa Misa, el Señor se presenta dicta el mismo acompañado de imágenes de los grandes acontecimientos.