Hipotiroidismo y Fertilidad

 

En el ámbito médico se ha comprobado que la tiroides es una de las grandes causantes de infertilidad y esterilidad. Un caso que agobia a un gran número de mujeres, y que lamentablemente muchas veces desconocen su estado hasta el momento de presentarse un aborto involuntario.

Este artículo surge ante la necesidad de informar a los lectores sobre el desequilibrio que ocasiona la tiroides en la fertilidad.

  1. Tiroides, hipotiroidismo y tener hijos

Cuando nos encontramos ante un valor de nuestro organismo alterado, o alguna afección de nuestro marcador inmunológico, que la ciencia no tiene muy claro si afecta o no la fertilidad, debemos ser precavidos e ir inmediatamente a un especialista de fecundación y fertilidad. Es la fertilidad del paciente la que se encuentra en riesgo.

Si el problema es de la tiroides, además de buscar un médico especialista en fertilidad, es necesario tener un buen endocrinólogo, experto en el caso de mujeres que desean tener un embarazo.

Desde el año 2000, en el XII Congreso Internacional de Tiroides en Tokio (Japón), se plantearon tres importantes problemas conceptuales a nivel investigativo, en relación con el hipotiroidismo.

El primero, que se tendría que definir si el valor de la TSH ya sería suficiente para llegar a la conclusión de que el paciente puede padecer hipotiroidismo o si hay que manejar otros factores.

El segundo, que deberían de revisarse seriamente los valores que estaban marcados hasta ahora y corregirse.

Y el tercero y último, que para iniciar un tratamiento para el hipotiroidismo, deberían tenerse en cuenta la signos clínicos del paciente.

En el 2003 la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos y la Academia Americana de Bioquímicos Clínicos, cambiaron los niveles de normalidad de la TSH y establecieron dichos valores entre 0.3 y 2.5-3 mcUI/ml. Cambiando así, los valores que estaban anteriores, que eran de 1995. Posteriormente, en el 2005 se confirmó la conveniencia de mantener ese criterio de que la TSH no debe de estar por encima de 2.5-3.

Esto deja una alerta para que las mujeres, que aún no presentando síntomas de hipotiroidismo, tengan valores dudosos de THS, tienen que colocarse en manos de un especialista en fertilidad.

  1. Tiroides y fertilidad

Ya teniendo conocimiento de las investigaciones realizadas por la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos y por la Academia Americana de Bioquímicos Clínicos, es fácil de llegar a la conclusión de que aquellas mujeres que tengan una THS por encima de 2 y sintomatología clínica, deben preocuparse y consultar con el especialista actualizado en el tema. Porque cuando el embrión se implanta en el útero, provoca que este valor THS se eleve significativamente.

Si deseas planificar un embarazo los exámenes endocrinos son imperantes.